Conclusiones del proyecto Aves Ártabras

2020

Como resultado final del proyecto Aves Ártabras se ha elaborado un informe final del cual se puede extraer las siguientes conclusiones del proyecto:

  • El proyecto Aves Ártabras supuso una experiencia de abajo arriba para la propuesta de declaración de un área marina protegida surgida del propio territorio.
  • Se ha identificado la importancia del Golfo Ártabro como área clave para el cormorán moñudo, con más de 200 parejas reproductoras, lo que supone el 14% de la población de la subespecie aristotelis en la Península Ibérica.
  • También en este territorio se localiza la principal zona de concentración de colonias de paíño europeo de Galicia, si bien durante el proyecto se ha detectado un importante declive en la población reproductora de la especie.
  • Además, las aguas del Golfo albergan concentraciones post-reproductoras que atañen a más del 1% de la población global de pardela balear, el ave marina más amenazada de Europa, y son empleadas durante el paso migratorio por importantes contingentes de las poblaciones europeas y globales de 10 especies de aves marinas.
  • Esta riqueza ornitológica convive con una intensa actividad socioeconómica vinculada al medio litoral y marino, caracterizada en el proyecto, pero no se han detectado interacciones ni impactos que tengan una incidencia significativa sobre estas poblaciones, lo que explicaría su buen estado de salud y pondría de manifiesto la sostenibilidad y compatibilidad de las actividades humanas en el Golfo Ártabro con la conservación de las aves marinas.
  • Durante el proceso participativo participaron 116 personas en representación de hasta 30 entidades del tejido social y administrativo del Golfo Ártabro, pertenecientes al sector productivo, turístico, deportivo/recreativo, social/ONG, académico y administraciones (locales, autonómicas y estatales), alcanzándose un elevado grado de apoyo al proyecto.
  • Gracias a la colaboración con el sector pesquero artesanal local, pudo determinarse la compatibilidad de su actividad con la conservación del cormorán moñudo, concluyéndose una escasa incidencia de la mortalidad en artes de enmalle debido a las artes, técnicas y zonas de calado de estas artes en relación con las áreas de alimentación de la especie.
  • Además, se ha identificado la aplicación de prácticas autorreguladas por parte de la flota que implican una mayor sostenibilidad, mayor rendimiento económico y menor mortalidad, lo que debe ser reconocido y servir para poner en valor al sector tradicional de bajura de este territorio.
  • Como resultado final del proyecto se propone la delimitación de una Zona de Especial Protección para las Aves marinas del Golfo Ártabro, teniendo como taxones clave los anteriormente indicados e incluyendo una propuesta de medidas básicas de gestión, fundamentalmente relacionadas con el uso público, el tráfico marítimo y la reducción del riesgo de mortalidad en artes de enmalle.