GISPECERCO: Plan de Gestión Integral Sostenible para la Pesquería del Cerco en el Golfo de Cádiz

San FEMP
Temática: 
Eje 2.1 Asesoramiento pesca
Icono IntemaresProyecto complementario de INTEMARES
Objetivos: 

 

Objetivo general:

Garantizar la sostenibilidad de los recursos de la pesquería del cerco en el Golfo de Cádiz.

 

Objetivos específicos:

  1. Diagnosticar la situación actual de la pesquería del cerco del golfo de Cádiz.
  2. Diseñar un Plan de Gestión Integral Sostenible para la pesquería.
  3. Implicar al sector en la conservación de los recursos.
Descripción: 

En los últimos años, la pesquería de cerco del Golfo de Cádiz ha sufrido una serie de altibajos, problemas e incidencias derivadas de la falta de cuotas de las principales especies, entre otros factores, que ha hecho muy difícil su viabilidad y gestión. Desde el propio sector, se plantea la necesidad de contar con un plan de gestión integral sostenible que pueda mejorar en lo posible la situación actual y, sobre todo, en el que se aborde realmente la viabilidad técnico-económica de los buques/empresas, siempre bajo un enfoque ecosistémico.

 

El estudio buscaba sentar las bases técnicas y legales de un futuro Plan de Gestión Integral para la sostenibilidad de la pesquería del cerco del Golfo de Cádiz que mejore la actual situación y garantice la sostenibilidad del recurso.

Resultados del proyecto
Resultados: 

A partir de los datos obtenidos, el proyecto GISPECERCO ha realizado un diagnóstico de la situación actual de la pesquería y se ha creado un Plan de Gestión Integral Sostenible para la Pesquería del Cerco en el Golfo de Cádiz, además de informes que incrementan el conocimiento técnico, científico, legal y administrativo.

 

Cabe destacar las siguientes conclusiones obtenidas:

  • Desde el punto de vista portuario (Isla Cristina, Punta Umbría, Sanlúcar de Barrameda, Cádiz y Barbate), se observa una disminución considerable y creciente de la flota. Se realizó un informe sobre la flota pesquera en el Golfo de Cádiz, Barbate, Sanlúcar de Barrameda, Punta Umbría e Isla Cristina, en el que se contabilizaron 83 licencias concedidas a la modalidad de cerco en el Golfo de Cádiz -26 pertenecen al puerto de Barbate, 18 a la flota de Punta Umbría e Isla Cristina y 14 a la de Sanlúcar de Barrameda-, representando el 17 % de la flota operativa que faena en el Golfo de Cádiz.

 

  • Desde el punto de vista de los recursos, la modalidad de cerco en el Golfo de Cádiz depende en gran medida de las especies de boquerón (Engraulis encrasicolus) y sardina (Sardina pilchardus), especies que, según el ICES, presentan en la actualidad una situación adversa. Se realizó un informe de las especies pesqueras de la modalidad de cerco, identificando un total de 30 especies, de las que destacan las especies objetivo: Engraulis encrasicolus (anchoa), Sardina pilchardus (sardina), Scomber spp. (caballa) y Trachurus spp. (jurel). Las especies secundarias presentes en el Golfo de Cádiz son Pomatomus saltatrix (chova), Sarda sarda (bonito), Boops boops (boga), Lithognathus mormyrus (herrera) Mugilidae spp. (lisas), Pomadasys incisus (roncador) y Pagellus erythrinus (breca).

 

  • Desde el punto de vista de las capturas desembarcadas, se ha realizado un informe estadístico y de análisis de costes y beneficios de la actividad pesquera, además de un informe de la comercialización de la pesquería de cerco y un informe de evaluación de precios y tendencias. En este sentido, se observa que, a pesar de ser el cerco una actividad con un importante peso a nivel de producción (kgs) y de valor económico (euros), en los últimos años se ha producido una tendencia a la baja. También se observó que en los puertos de Punta Umbría e Isla Cristina, aunque la sardina es la especie principal de descarga, se obtiene un beneficio mayor con la venta de anchoa.

 

  • Ante las múltiples quejas por parte del propio sector sobre criterios de reparto de las posibilidades de pesca de especies como boquerón y sardina, se ha realizado un diagnóstico sobre los factores limitantes para la sostenibilidad, considerando que el sistema de reparto, el acceso al caladero y la información científica disponible como primeras debilidades de la pesquería.

 

  • En el nuevo Plan de Gestión es necesario contemplar herramientas como los comités de cogestión (con representación del sector pesquero, administración regional y nacional, sector científico y ONG) y la certificación bajo estándares de sostenibilidad.

 

Lográndose los objetivos marcados, este proyecto constituye el inicio de un trayecto hacia una cogestión eficaz y sostenible con la implicación y entendimiento de todos los agentes interesados.

Convocatoria de subvenciones: 
2017
Estado: 
Cerrado
Año de inicio: 
2018
Año de finalización: 
2019
Ámbito de actuación: 
Andalucía
Beneficiario: 

Cofradía de pescadores de Sanlúcar de Barrameda

Entidades colaboradoras: 

Centro Oceanográfico de Cádiz. Instituto Español de Oceanografía. (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad).

Federación de Cofradías de Pescadores de Cádiz. Secretaría General.

Federación Andaluza de Asociaciones de Armadores (FAAPE)

Grupo de Acción Local del Sector Pesquero (GALP) Costa Noroeste de Cádiz

Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Cerco de Sanlúcar de Barrameda (Cerco-Pesca)